top of page

Pájaros de barro

Actualizado: 4 dic 2023

Esta mañana de domingo hemos ido de paseo con mi amiga Irene por la zona de Santa Eulalia la Mayor, en la Comarca de la Hoya de Huesca (España).

Irene -que es ambientóloga, gran amante de la naturaleza y conocedora de aves-, ha visto un Quebrantahuesos con sus prismáticos. Me relataba que era difícil encontrarlos tan a simple vista, puesto que son animales que suelen ocultarse bastante.

Hablábamos de las plumas de las aves, de cómo varían según la especie.


Las plumas son increíblemente versátiles, favoreciendo el vuelo, aislando térmicamente, y también sirviendo como camuflaje o advertencia. Algunas aves tienen unos dibujos plasmados en las plumas que son testigos de las ondas de viento que han surcado durante miles de años.


Cuando mirábamos al Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), me comentaba que su plumaje es blanco. Yo me he quedado pensando… ¿No era rojo?. Y ella me ha respondido sonriendo: no exactamente. Su plumaje es blanco, pero se lo pintan con barro ferruginoso de rojo.


INCREÍBLE…





Este comportamiento tan particular ha sido denominado coloración cosmética. La coloración cosmética en aves tiene varios orígenes: la que produce el propio pájaro por sí mismo (secreciones uropigiales y cutáneas, polvo de plumas) u obtenida del entorno (pigmentos de tierra, óxido de hierro).


Se discute la razón por la que este ave realiza esta acción. Una de las teorías que se contemplan en las últimas investigaciones realizadas (2023), es que pintarse es una tarea costosa, pues requiere conocer áreas geográficas muy concretas y no fácilmente accesibles. Así pues, los Quebrantahuesos querrían demostrar sus habilidades orientativas y recolectoras a sus futuras parejas de apareamiento.


Otra de las teorías más discutidas es la coloración cosmética en ejemplares con plumaje de peor calidad, que usarían el color como un ‘maquillaje’, estrategia evolutiva

para disimular su desventaja a la hora de la reproducción.





Un dato interesante es que las hembras, que son en esta especie el sexo dominante, tienen una mayor pigmentación tanto en su hábitat natural como criadas en cautividad.


Este comportamiento ha sido visto en 29 especies de aves, pertenecientes a 13 familias distintas.


En este enlace podéis ver cómo se baña un Quebrantahuesos en una corriente de agua ferruginosa en el Parque de Ordesa y Monteperdido.


Los humanos han estado practicando la pintura corporal desde el principio de los tiempos, y hay muestras de ello en todo el planeta. Los colores usados han sido principalmente barros ferruginosos y algunas plantas con capacidades tintóreas muy notables.


Probablemente la pintura corporal en humanos haya sido inspirada por estas aves con las que compartían hábitat. Siempre hemos imitado los comportamientos animales que van desde la cosmética hasta la vivienda y la ingeniería.


Hoy día existen diversos grupos de personas que usan la pintura corporal a base de barros ferruginosos para denotar un determinado status dentro de la comunidad. Este barro rojo también protege de los rayos ultravioletas así como de las bacterias


Tribu Himba (Namibia)


El pasado año realicé una investigación sobre los diferentes pigmentos minerales de la provincia de Huesca. Observé de forma bastante clara que los mejores pigmentos en cuanto a intensidad y resistencia lumínica fueron los más ricos en óxido de Hierro (tonos naranjas, rojos y granates). En la siguiente imagen puedes ver los resultados obtenidos sobre tela de algodón y distintos procedimientos de teñido.

Estamos preparando diferentes cursos en lo cuales podrás descubrir más sobre el fascinante mundo de los COLORES NATURALES, siempre desde una mirada curiosa y respetuosa con el entorno.


FUENTE IMÁGENES Y TEXTO


Margalida, Antoni, Ivan Almirall, and Juan J. Negro. 2023. "New Insights into the Cosmetic Behaviour of Bearded Vultures: Ferruginous Springs Are Shared Sequentially" Animals 13, no. 15: 2409. https://doi.org/10.3390/ani13152409






35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Azul

Yemayá

bottom of page